Así lo veo

El tercer país


Francisco de Asís Martínez Pocaterra

La noción clásica de lo que es una frontera, especialmente en momentos donde cada vez aumentan las migraciones forzadas y en un mundo que está conectado como nunca antes a través de la teconología, pareciera debilitarse. En muchas áreas fronterizas la sinergia dibuja un área mestiza que bien podría definirse como un “tercer país”.

Número 1|Edición Fronteras|2019|Así lo veo

El muro ya existe. Recorre buena parte de ese tercer país entre Estados Unidos y México. Y sin embargo, no divide. Hay otros lugares, menos violentos, menos inhóspitos, como Baarle, una ciudad que se reparte entre Holanda y Bélgica. La frontera es tan difusa que pasadas las horas propicias para beber según las leyes neerlandesas, los ciudadanos pasan hasta Bélgica para seguir celebrando. O ese campo de golf que no solo comparte sus hoyos, sino que permite al golfista pasar de un huso horario a otro y, con suerte, hacer un hole in one desde Finlandia a Suecia. Hay, incluso, un paraje perdido, El Bir Tawil, tierra de nadie que contradice las disputas fronterizas tradicionales: Egipto alega que es sudanés y Sudán a su vez, que es egipcio. El muro ya existe, recorre buena parte de ese tercer país entre Estados Unidos y México. Y sin embargo, no divide.

El muro, marrón y alto, solo en esas partes más civilizadas que ven con horror una alambrada de púas separando dos naciones, no recuerda al muro de Berlín. Es un paredón largo, que bien puede ser la pared de algún campo, de alguna edificación e incluso, de un estadio de béisbol o una enorme fábrica. La gente, en su mayoría, el mestizaje propio de las fronteras, lo recorre, obviando la miseria que al otro lado viven muchos de sus ancestros, y por qué negarlo, de sus parientes; porque en esas zonas estadounidenses, apellidarse Morales o Pérez no es raro, aunque algunos rancheros gringos, como los «Patriots» texanos, milicianos armados con la tecnología que el primer mundo les ofrece, quieran creer que esas tierras fueron colonizadas por inmigrantes sajones o nórdicos, y que en Arizona o Texas, apellidarse Johansson o Smith sea más lógico que Álvarez o Goicoechea. El muro existe y es tan alto que impide ver al pasado reciente. El muro no recuerda el de Berlín, pero cruzarlo puede significar para muchos el mismo destino que para un alemán oriental hacer lo propio.

Niegan los «Patriots», que vigilan el borde del mapa en Brownsville, Texas, ese país que no es ni mexicano ni estadounidense, y sí un tanto de ambos. Esa nación que vive contigua a ambos lados del muro, en la que unos y otros, de tanto verse, han aprendido a quererse, porque el hijo de la mexicana llamada Consuelo que prepara tacos al pastor, lleva meses enamorando a la hija de un granjero estadounidense, hijo a su vez de un inmigrante sueco de apellido Ulson, quien por caprichos del destino se casó con una inmigrante vasca de apellido Iturriza. Claro, llamarse solo John Ulson despoja a ese hombre de sus raíces españolas y el discurso xenófobo de un patán, que lo único que tiene es dinero, le confunde, le aliena y le niega la condición de crisol de razas que Estados Unidos posee tanto como cualquiera otra nación de este Nuevo Mundo.

Tal vez uno de esos «Patriots», rancheros vigilantes de la soberanía estadounidense, prefiera ignorar que él posee genes sioux. Y que el muro intenta inútilmente detener solo a los mexicanos y centroamericanos que entran a pie, a los que en gran medida le deben buena parte de su cultura. Se la deben también a los únicos que, por tener ese derecho, pueden llamarse nativos de ese vasto territorio, los aborígenes norteamericanos, que, en el pasado, eran subdesarrollados frente a las culturas azteca y maya. Ellos, los sioux (o los cheroquis, los seminolas o cualquiera etnia originaria de Estados Unidos), han levantado su propio muro, su propio coto, ajeno a las tradiciones cuáqueras; y en sus «reservaciones», imponen su ley, y es por ello que los ludópatas de apellidos sajones y nórdicos pueden saciar su vicio no solo en Las Vegas o Atlantic City.

Y el redneck de Ohio, de alguna de las Dakotas, de Utah o del estado más pobre de la unión, Virginia del Oeste, que gritaba consignas a favor de Trump —y que es tan pobre como lo es el chicano que a diario sale a forjarse su destino en Central L.A., o el portorriqueño que sobrevive en el caos neoyorquino—, chillará al entrar en un establecimiento de comida cuando pida el platillo gringo por excelencia: un pastel de carne con gentilicio alemán, porque ya no cuesta cinco, sino nueve dólares. O el joven emprendedor, de sonoro apellido vikingo (y que por ello se cree mejor), sentirá el golpe en sus finanzas, porque ya no consigue empleo en las grandes corporaciones tecnológicas. El suyo, ingeniero de sistemas, fue sustituido por un caraqueño, que gracias al internet trabaja para Google, y sin necesidad de una visa H, L, O, P o Q, hace el mismo trabajo por una fracción de su salario.

Existe el muro, sí. Lo inició Bill Clinton. Pero Sir Timothy Berners-Lee, Mark Zuckerberg, Sergéi Brin y Larry Page lo derribaron no con martillos, sino con bytes. Y todo esfuerzo por reconstruirlo resulta vano, porque más allá de las fronteras físicas, existe un mundo virtual en el que se relacionan avatares, nombres falsos, identidades múltiples y desde luego, los individuos detrás del teclado, indistintamente de su ubicación geográfica. Una mujer pakistaní burla las severas restricciones sexuales, enseña sus partes íntimas a un japonés, y de tanto masturbarse mientras se ven a través de las pantallas de sus PC’s, crean un vínculo, que lleva a esa pakistaní (tal vez de una provincia rural y pobre) a Tokio. Un noruego conoce a una nigeriana a través de una de las tantas páginas de citas a ciegas, y con el tiempo, se comprometen. Y alguno de esos «Patriots», racistas y narcisistas, puede que, por ser cierto eso de que el pez muere por la boca, conozca a una guatemalteca, que para su sorpresa se parece más a Gloria Álvarez que a Rigoberta Menchú.

Existe el muro, sí. Recorre buena parte de ese tercer país que emerge siempre en las fronteras. Y sin embargo, no divide.  

Francisco de Asís Martínez Pocaterra

Francisco de Asís Martínez Pocaterra

(Venezuela)

«Escritor prestado al derecho»

Fran es hombre de leyes, articulista, amante de la literatura, el teatro y la fotografía. Le gusta reflexionar sobre lo que acontece en el mundo y echarle una mirada a la historia para entender mejor el presente, al que siempre pareciera estarle tomando el pulso. Lee de todo, compara, relaciona, aprende, disfruta. Y en la escritura encuentra una válvula no solo para expresar sus reflexiones e inquietudes sobre lo que ve, sino también para expresar lo que siente. Para él es el medio idóneo que le permite apartarse de la rigidez del mundo de las leyes y darle forma a aquello que le dicta su imaginación y sus emociones. Pero también es su refugio, donde se siente cómodo, libre y a gusto, porque, en realidad, como él siempre afirma, es un «escritor, prestado al derecho».

IG: @fmartinezpocate
TW: @fmartinezpocate

También puedes leer: